17.1.08

Una pequeña esquina del mundo


Luego de tomar la fotografía anterior una canción, la octava del Black Celebration de Depeche Mode, se instaló en mi cabeza, como un recuerdo que buscaba una nueva posición, un nuevo sitio en mi memoria; el coro dice así:

Here is the house
Where it all happens
Those tender moments
Under this roof
Body and soul come together
As we come closer together
And as it happens
It happens here
In this house
Pongo la canción, que llevaba tiempo sin escuchar. No me remite a nada, a ningún tiempo pasado, no trae consigo una atmósfera de lontananza. No. La canción sucede en presente, desde ayer, hoy. Más adelante, dice:

So we stay at home
And I'm by your side
And you know
What's going on inside
Inside my heart
Inside this house
And I just want to
Let it all out for you
La canción viene desde el pasado cargada de presente: entonces, cuando la escuchaba, me provocaba nostalgia, pero una nostalgia pretérita, es decir, nostalgia del futuro. Casa, hogar: ese espacio que no necesariamente está contenido por cuatro muros, cuyas ventanas no están necesariamente orientadas hacia alguno de los puntos cardinales. Y eso: me siento, hoy, en casa.

With or without words
I'll confide everything
Así las cosas.

2 comentarios:

Guillermo Núñez dijo...

Pues muy bien David. Además creo que tu casa no está en llamas.

Maria Paz dijo...

Yo me siento, igual que Ud., en casa, en mi hogar más íntimo, junto a Ud. Lo amo de amor