28.1.08

PS


Palabras de Ethel Kennedy, viuda de Bobby, según reporta el NYT aquí:

[N]ear the end of Mr. Obama’s first year in the Senate, Ethel Kennedy asked him to speak at a ceremony for her husband’s 80th birthday. At the time, she referred to Mr. Obama as "our next president."

"I think he feels it. He feels it just like Bobby did," Mrs. Kennedy said in an interview that day, comparing her late husband’s quest for social justice to Mr. Obama’s. "He has the passion in his heart. He’s not selling you. It’s just him."

[Hacia el final del primer año de Obama en el senado, Ethel Kennedy le pidió que hablara en una ceremonia para conmemorar los 80 años de su esposo. En ese entonces, se refirió a Obama como "nuestro próximo presidente".

["Creo que él lo siente. Lo siente así como Bobby lo sintió", dijo la señora Kennedy ese mismo día, comparando la lucha por una justicia social de su esposo con aquella de Obama. "Tiene la pasión en su corazón. Simplemente es él,"]
Yo también lo siento, independientemente de lo que suceda. Sí: Barack Obama es el portador del fuego.

Es lunes, MP se acaba de ir. Su presencia permanece.

Así las cosas.

3 comentarios:

Guillermo Núñez dijo...

Ay David.
¿Ya me puedo ir?

Doug dijo...

Pues mi querido David, Obama podrá ser portador del fuego y todo lo que quieras, pero hay otros que son portadores de gruesas billeteras y me temo que lo van a destrozar. Es una pena, claro, porque lo he escuchado con atención y se trata de un tipo muy inteligente, hasta sofisticado y probablemente muy honesto, pero los perros rabiosos se frotan las garras y babean ante la idea de poder destrozar a Obama, un negro que se atreve a ser inteligente y que para colmo de pecados tenía un padre musulmán.

Hay que tener esperanza, pero que Dios nos agarre confesados, mi querido David.


Saludos.

David Miklos dijo...

Así es, mi querido Doug: el dinero apaga el fuego, las más de las veces. Para un romántico como yo, sin embargo, siempre queda esa necia esperanza de que, por primera vez, habrá un cambio real. O aparentemente real. Ciertamente, ya nadie es un mesías. Todos, sobre todo los políticos, suelen sucumbir ante el peso de la terrenalidad más rastrera. Pero, por ahora, realidad o ficción, disfrutaré de la manifestación, sea un espejismo o no, de Barack Obama. Sé que los Clinton harán hasta lo imposible por denostarlo. Vaya, hacer ese espectáculo en Florida, en donde no había delegados, para subirle el ego a Hillary y engañar a los engañables... Así las cosas.

Vaya un abrazo,

David.

PS. Ay, Memo: sí, anda, vete.