1.1.08

2008, año de gracia


Afuera, viento. El cielo nublado, overcast. ¿Lloverá? No me parecería un mal inicio de año, la lluvia: lavar lo que queda del anterior y que el 2008 inicie reluciente, más de lo que ya lo hace. Escucho a Jeff Buckley, canta "So Real", pero yo no tengo miedo como él sí lo tenía, quizá porque nunca cruzó el umbral de la vida adulta y permanece entre nosotros como un extraño ángel o guardián o lo que se nos antoje: alguien que, desde otro sitio, nos observa y nos canta para siempre. Creo que Grace (1997) es un buen disco para comenzar el año. Ahora suenan los primeros acordes de "Hallelujah", tras un suspiro de Buckley. Es, sin lugar a dudas, una mejor versión que la original de Leonard Cohen. ["Now I've heard there was a secret chord / That David played, and it pleased the Lord / (...) / The baffled king composing Hallelujah."] Ahora, luego de que se fuera y regresara la luz (el viento, el viento sopla fuerte hoy, limpia el valle), suena otra "Hallelujah", la de Nick Cave, quien, el más luminoso de los oscuros, aún está entre nosotros. Pero regresemos con Buckley, pongamos la canción que más me conmueve de Grace: "Lover, You Should've Come Over." Y recordemos aquella Navidad en Madrid, solo en un piso, escuchándola, bebiendo un vino del Duero, desentrañando estos versos:
It's never over, my kingdom for a kiss upon her shoulder
It's never over, all my riches for her smiles when I slept so soft against her
It's never over, all my blood for the sweetness of her laughter
It's never over, she's the tear that hangs inside my soul forever
Y ahora, lejos del invierno continental y de la larga noche inglesa, las palabras de Buckley, su canto, me parecen, desde aquel pasado cada vez más lejano, el anuncio del porvenir, aquí y ahora.

2 comentarios:

Doug dijo...

Sr. Miklos,


Buckley tiene demasiado quebranto para iniciar el año, yo no podría.
En Hallellujah está demasiado frágil, a punto de quebrarse. Yo prefiero el aire medio irónico de la original de Cohen, pero esta canción es devastadora en casi cualquier boca.

Un saludo,


D

Ismael dijo...

Esa canción de Buckley a mí también me llega duro... definitivamente la mejor de aquel gran album.
Hasta luego, tenga un buen año