6.2.08

California


Aún le quedan algunos minutos al súper martes electoral. Un minuto, de hecho. En este momento, el conteo de delegados global le da una ventaja de cerca de 100 a Hillary Clinton, quien obtuvo una victoria contundente en Nueva York y otra sorpresiva en Massachusetts, tierra de los Kennedys y de los Kerrys, cuyo apoyo no fue suficiente para que Barack Obama se llevara el estado; sin embargo, Illinois, estado por el que es senador, lo ganó por un amplio margen. Dan las 12, es miércoles ya. No creo que haya más sorpresas. La contienda, pues, continuará. Vendrán más golpes bajos y, sí, Clinton estará desbordada de poder. ¿Se impondrá el cambio? ¿Estará Estados Unidos listo para Obama? De pronto, y a mi pesar y el del país del norte, lo dudo, aunque me mantengo raramente optimista.

Leo esto en el New York Times:

If Mr. Obama wins or comes close in this enormous state that was once safe Clinton territory, it could indicate that he has a real chance of winning his party’s nomination. If, on the other hand, he cannot resonate in this change-oriented, diverse and enormously delegate-rich state, it could be a strong sign that this will not be his year.

[Si Obama gana o se acerca al triunfo en este enorme estado que alguna vez fue el seguro territorio de los Clinton, esto podría indicar que tiene una oportunidad real de obtener la nominación de su partido. Sí, por otro lado, no consigue resonar en este estado guiado por el cambio, diverso y enormemente rico, esto podría ser un fuerte signo de que éste no será su año.]


Lo anterior lo escribió Adam Cohen, la nota completa, "Will the Capital of Change Choose Change or Experience?" puede leerse aquí.

Son las 00:08: el NYT anuncia, mientras escribo, que Clinton ganó California.

Es, pues, hora de irse a dormir. Ya mañana habrá tiempo para meditaciones menos alteradas.

Pero si mis súper martes siguen siendo así de sorpresivos, la verdad, pues, no me quejo.

Así las cosas.

1 comentario:

Fernando Garcia dijo...

Pues al parecer esto se decide hasta agosto.

Este artículo sobre los retos de Obama y las enseñanzas de lo que pasó con Segolene Royal en Francia esta bueno. Publicado en The Christian Sience Monitor:
Obama`s biggest obstacle:
www.csmonitor.com/2008/0207/p09s02-coop.html

En él se lee:
"The conventional challenge for Democrats in the general election is not to run too far to the left in the primary, but Obama is unconventional. He has already attracted voters of the center, as did Segolene Royal. His main risk is failing to convince the local leaders of the Democratic Party, not just Edward Kennedy. These local party leaders will not oppose him if he is the nominee, but many of them do not share his core beliefs about the character of grass-roots social change."
Saludos