13.3.09

Laika, Mina, Manjarrez, Aguilar Mora

Ayer fui a las librerías de Miguel Ángel de Quevedo en pos de un libro que no encontré, una novedad que, a pesar de que ya salió hace algunas semanas, aún no llega a las mesas: misterio. Salí, claro, con tres libros, uno de Alain Badiou, uno de George Steiner y, el que me resultó irresistible, uno de Héctor Manjarrez: Yo te conozco, su novela más reciente (comencé a leerla: se lee muy bien, como siempre). ¿Cómo resistirse ante un libro de Manjarrez, más aún si en su portada aparece un icono de Laika dentro de su satélite? Laika, ahora que lo pienso, se parece a Mina, nuestra perra: hay un parangón entre sus orejas, si bien Mina es gris y Laika era blanca con café. En fin, una coincidencia. Y otra: entre los varios dedicatarios del libro de Manjarrez, figura Jorge Aguilar Mora, cuya nota sobre Cantos cívicos acababa de leer, uno de los textos, a nivel argumental, más inteligentes, sensatos y pertinentes sobre la polémica pieza de Miguel Ventura (y pueden, deben leerlo aquí). ¿Ya lo leyeron? Bien. Pues eso. Nada más que eso. Me voy con Mina, luego con MP. Es viernes 13: no se casen, no se embarquen, etcétera. Vayan por su libro de Manjarrez.

2 comentarios:

Eduardo Montagner Anguiano dijo...

El nuevo no lo he leído, David, pero, con los antecedentes de sus otros libros leídos, es una garantía. ¿Qué tal? ¿Estuvo bien?
Un saludo.

David Miklos dijo...

Hola, Eduardo: es muy bueno, el nuevo de Manjarrez. Un ejercicio de evocación-ficción consumado. Aunque confieso que me gusta más el Manjarrez de ideas, sobre todo el de La maldita pintura. Y bueno, los relatos de No todos los hombres son románticos se me antojan de lo mejor de nuestras letras cercanas. Un saludo.