28.4.08

22 años, un réquiem


Hace 22 años compré mi primer cd, Forever Young de Alphaville, incluso antes de tener un aparato para reproducirlo. Poco a poco, mi colección fue creciendo. Hasta el jueves por la tarde, cuando entraron a robar a mi casa. Mi colección de cds fue diezmada en un instante. Cuando llegué al departamento, por la noche, encontré la puerta abierta. El gato lloraba. La cerradura destrozada, la luz encendida. Lo primero que vi fue el anaquel de mis discos: casi del todo vacío. En el estudio faltaban tres o cuatro cajas llenas de discos aún. No más cds. Los ladrones no se llevaron los discos del anaquel de música clásica, sin embargo, aunque varios discos de dicho rubro estaban desperdigados aquí y allá, mezclados con el resto. Los ladrones cogieron algunas pilas de discos que estaban en el librero; otras, no. Se llevaron, también, mi cámara fotográfica, buena parte de mis dvds, dos laptops muertas en sus estuches y un celular viejo. Nada más que eso. Nada más que una historia de 22 años depositada en mi colección de cds, trasladada por los ladrones a mi vieja maleta negra (que me acompañó de ida a Londres; y de regreso). Hoy que la música es casi etérea (nada más etéreo que un mp3), he decidido no comprar más cds. Veré cuáles me dejaron ellos, que allanaron mi casa el jueves por la tarde. Sé que no se llevaron el Heartbreaker de Ryan Adams: ése me lo llevé yo el jueves por la mañana, lo escuché en el coche durante todo el día. Me pareció perfecto. Un disco inagotable. Hoy, camino a la oficina, lo escuché de nuevo. Lo escucharé muchas veces más, hasta superar el impacto del robo. En una de las canciones de Adams, la frase "Steal my records." Y así fue. Cómo negarlo: hay un vacío en mí, otro en mi historia, como si me hubieran robado buena parte de mis diarios, de mis recuerdos trasladados más allá de la memoria. 22 años: no más. Así las cosas.

12 comentarios:

Mariana dijo...

nooooo. uuffff, bueno, cuando pasa algo así no queda más que reiniciar tu colección (en cd o en mp3), escarbar en la memoria, reinventar los recuerdos.

¡ánimo!

Guillermo Núñez dijo...

Eso, ánimo.

María (ahora en paz) dijo...

I think that....you may count your blessings my love. That´s all.

nacho dijo...

Lamento lo que pasó. No queda mas que bregar con la impotencia que queda como una costra; la inquietante zozobra, la intimidad mancillada, eso queda. Lo hemos sufrido en carne propia y ahora tenemos un perro y un sistema de alarma que si no curan, al menos suavizan el trago diario.
Un saludo solidario. nacho m.

David Miklos dijo...

Gracias, Mariana, Memo (Ay, Memo©), Nacho. Y sí, mi amor, hay mucho bueno, mucho más que los cds y la casa allanada. Nuevos comienzos.

aleciux dijo...

las cosas pasan por algo, siempre lo he pensado. algunas duelen, pero no por ello dejan de traer cosas mejor.

saludos!

atte. la rompe vasos 2

El Escondrijo dijo...

David:

Siento lo que pasó con tu casa. En los últimos años, por suerte, no he tenido incidentes así en la mía. Pero todavía recuerdo cuando el sentimiento de amargo asombro cuando robaron las bocinas del carro de mi papá, o cuando llegamos a la casa y lo único que nos habían dejado eran las siluetas claras de los muebles que antes estaban ahí, así es que de alguna manera te entiendo.

Este jueves de puente escucho a Ryan Adams y la novela The Road yace sobre la mesita de mi sala, esperando a que hierva el café y así empieze su lectura. A estos dos elementos llegué por tus recomendaciones. Te lo digo, no sé precisamente porqué. Creo que para decirte de alguna manera que aunque no nos conocemos tus pequeñas intervenciones han provocado que el "siento" con que inicié sea honesto y no una forma de la convención.


H.

Oscar dijo...

Así los chapulines, mancillados y zozobrados. Un besito solidario.

Vikram Dharma dijo...

hey, 22 años de colección, un duro golpe. pero bueno, david, yo colaboro si decides empezar una nueva: yo pongo el nuevo de Portishead: Third.

Vale, un abrazo, hermano.

Doug dijo...

Vikram: estoy escuchando esta obra maestra de los Portishead ahora mismo. Para mojarse los pantalones de escuchándola.

David: ánimo.

Salud


D

David Miklos dijo...

Gracias Ale, H, Óscar, Doug y Franco (vale, quedo en espera de ese Third de Portishead, que ya escuché y es una joya).

mezahernandez407 dijo...

Me parece fantástica la manera como narras el robo sucedido en tu hogar. Creo que cualquier otro ser humano lo hubiera hecho con una furia tremenda a diferencia tuya. Lo escribes tomando como tema principal la música. 22 años de música. Eso lo llena de un estilo tan fino y original que ni se nota tu ira, si es que la hubo, contra los delincuentes. Mas bien pareciera te dañaron por dentro, pues al tomar tus discos es como si se hubieran llevado una parte tuya, eso quiero pensar.

Ánimo y a comenzar una nueva colección musical. Suerte.