3.3.08

Citizen Day

En qué momento la Academia decidió premiar a los Coen, lo ignoramos. No Country for Old Men, un mero y visualmente deslumbrador divertimento --y una pésima adaptación de la novela de Cormac McCarthy--, palidece ante There Will Be Blood, obra maestra y opus magnum de PT Anderson, el real descendiende tanto de Orson Welles como de Robert Altman (a quien la película está dedicada). Ayer, pasado el fin de semana, MP y yo aún hablábamos de la película, de la impresionante actuación de Daniel Day-Lewis (en la imagen aparece con Rebecca Miller, su esposa), en fin, de que hacía mucho que no veíamos algo tan bueno en el cine. Así las cosas.

3 comentarios:

Vikram Dharma dijo...

insólita la capacidad histriónica el último de los mohicanos. quién lo diría, de taparrabos a ojo de fierro y luego a millonario cojo. me encantó la peli, y también el chavo predicador, un demente.

El horrible gato negro dijo...

La música y la musicalización son lo mejor de la peli... escenas de paisajes cálidos sostenidos por acordes disonantes, tritonos. El personaje, por otro lado, me parece maravilloso, de una complejidad tan bien estructurada, tan bien justificada, pero a la vez con tan poca información. El trabajo de guión es... muy bueno. Claro, él, el actor.

Miguel Tapia dijo...

Completamente de acuerdo. Los Coen son muy buenos, pero el oscar debió llegar antes. Si ustedes hablaban de There will be blood dos semanas después de verla, yo llevo tres intentando explicarme por qué me dejó mudo. Un abrazo.
PD. Los salmones remontaron con éxito el Atlántico y fueron recibidos con alborozo y agradecimientos.