28.8.07


Hoy me comí 350 gramos de vacío. ¿Ya me puedo ir?

7 comentarios:

César Albarrán Torres dijo...

Yo me comí otros tantos. Y una empanada. Y medio alfajor.
Ya me fui.

oscar dijo...

yo no llegué, pero comí lengua.

The Phoenix dijo...

muy poquito. Te invito otros 350

harmodio dijo...

¿Qué es vacío? ¿El vacío de Pascal? ¿El del I-Qing? ¿Quién es Anapola? ¿Por qué hay comentarios tan raros? ¿A cómo el kilo de vacío?

efg dijo...

El kilo de vacío, Harmodio, lo venden en el Mercado de San Juan, cuesta 30 monedas de plata. La seña para conseguirlo es la siguiente: en el segundo pasillo, cuarto puesto, pasa por enfrente, te ofrecerán un pedazo de queso, mételo en tu boca, sin masticarlo escúpelo en una servilleta; a continuación un hombre de unos cuarenta años con acento de falso español te ofrecerá vino tinto en un vaso de plástico, dí que sí, pero no tomes el vino. Una señora con aspecto de gitana te tomará de la mano y te llevará al sótano del lugar, donde te ofrecerá un frasco lleno de luz de una estrella de Venus, dí que no, luego te ofrecerá una ramita de eneldo fresco, también niégate. Finalmente te mostrará una bolsa negra, págale los 30 dracmas y sin voltear a verla sal del sótano, del mercado y de la ciudad.

harmodio dijo...

a mi se me hace que este blog esconde a una secta de adoradores clandestinos al vacio

oscar dijo...

te equivocas harmodio, aquí todo es de proporciones épicas.