31.8.08

Rothko en Londres


El 26 de septiembre de este año abrirá en la Tate Modern de Londres una retrospectiva de la obra de los últimos años de Mark Rothko. Como preámbulo, el Guardian publica un texto maravilloso de Jonathan Jones, crónica de viaje a la Capilla Rothko en Houston y celebración de la actitud estética del último pintor de la belleza. Aquí un fragmento en mi más libre traducción:
El 25 de febrero de 1970 la galería Tate recibió un regalo sorprendente: ocho pinturas de tamaño mural creadas por Rothko para el restaurante Four Seasons de Nueva York, sito en el edificio Seagrams, aunque, de acuerdo con él, totalmente inapropiadas para el escenario superficial, ruidoso y distractor de un restaurante caro. Motivado por razones personales complicadas --entre las que se contaban su búsqueda de un recorte en el pago de impuestos, su deseo de insultar al Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y su admiración por los cuadros de Turner de la Tate--, Rothko otorgó al Reino Unido sus pinturas más accesibles, emotivas y perdurables. Mucho antes de ver un Pollock, me sentaba en el Cuarto de Rothko de la Tate, no deprimido como muchos dicen que el arte de este hombre es, sino sobrecogido y pleno de júbilo. El mismo día que la Tate acuso de recibidas las pinturas, también fue enterada de una noticia horrible: Rothko se había quitado la vida en su estudio de Manhattan, rebanándose las arterias de ambos brazos y desangrándose hasta la muerte.

[On February 25 1970, the Tate took delivery of an astonishing gift: eight mural-sized paintings created by Rothko for the Four Seasons restaurant in New York's Seagram Building, but judged by him to be totally inappropriate for the superficial, noisy, distracting setting of an expensive restaurant. Motivated by complicated reasons of his own - which included his pursuit of a tax break, his desire to insult New York's Museum of Modern Art (MoMA), and his admiration for the Tate's Turners - Rothko gave his most accessible, moving and enduring paintings to Britain. Long before I ever saw a Jackson Pollock, I would sit in the Rothko Room at the Tate, not depressed as some people say they are by this man's art, but awed and exhilarated. The day the Tate took delivery of the paintings, they also received some horrible news: Rothko had killed himself in his Manhattan studio, slicing open arteries in both arms and bleeding to death.]
Así Rothko, así las cosas.

5 comentarios:

Vikram Dharma dijo...

Gloria eterna a Rothko.
Pavese:
Basta de palabras. Un gesto…

Carajo!

Aurelio Asiain dijo...

Júbilo, sí: eso es lo que provoca Rothko.

Mónica dijo...

Un maestro del color.

Gabriela Velázquez dijo...

Me he vuelto floja para leer. Hoy te vi en el 40 con el Kurzio, o como se llame. Mientras espero a que me den permiso de ir a dormir indago quién es este personaje que habla de Enrigues. Un día lo invité a dar una charla para jóvenes en un curso de verano y preguntó que cuánto le íbamos a pagar. De todos modos me gusta su Hipotermia, pero prefiero a David Toscana aunque construya con puros enanos y parias.

Saludos

Gabriela Velázquez dijo...

Me he vuelto floja para leer, también un poco escéptica. Me gusta que me sorprendan y tal vez por eso me he desencantado de David Toscana. Hoy te vi en el 40 hablando de Enrigues y quise saber quién eras. Saltó tu blog como primera referencia en Google. A los pocos minutos, le dabas el link al Kurzio. Enrigues no me cae muy bien pero me gusta su Hipotermia.

Saludos