7.12.09

Ecce Beatle

Como el año entrante estará lleno de números redondos, incluido el trigésimo aniversario de la muerte del hombre que anima esta entrada, recordemos a John Lennon hoy, 8 de diciembre de 2009, a 29 años de que fuera asesinado. 29 años ya. Y, claro, es imposible olvidarlo, no sólo a él, sino al resto del cuarteto: George, Paul y Ringo. Hace una semana me compraba la caja de discos remasterizados --en stereo-- de The Beatles, a pesar de la fobia que le tengo a los cds luego del robo de mi colección, hace poco más de un año. Era un momento de paz, súbitamente interrumpido por una llamada de MP: nos habíamos quedado encerrados fuera de la casa. Así las cosas, disfruté la compra hasta el día siguiente; en el ínter, vino el cerrajero, abrió la puerta --luego de aniquilar la cerradura, de cualquier forma inservible-- y arregló el asunto: llaves nuevas, vida nueva (pienso en Graham, el protagonista de sex, lies, and videotape de Steven Soderbergh --película que este año cumple sus redondos 20--, fóbico a tener más de una llave). En fin. Al día siguiente, encerrado en el estudio, escuché los primeros ocho discos, siempre maravillado por las canciones que conozco --y no-- al dedillo. The Beatles, sí, son algo semejante a Dios: ubicuos en la memoria y en las generaciones. Hoy, los niños los escuchan como si sus discos apenas hubieran aparecido hace unas horas, ayer mismo. Y, sin embargo, escuchan algo que parece existir desde siempre. Pero no ahondaré en la metafísica de la música ni en la divinidad de Lennon, McCartney, Harrison y Starr, no. Recordaré a John el día infausto en el que lo balearon. Me recordaré a mí, de 10 redondos años, en la biblioteca de casa de mis padres, recién enterado de la mala nueva. Todo mal, pensé entonces, y me venció la tristeza. Hoy, sin embargo, Lennon es tan inmortal que no le encuentro sentido a las lágrimas, menos ahora que escucho el Revolver un par de veces, de ida y de vuelta del trabajo, a un día del aniversario fatal: "Tomorrow Never Knows".

4 comentarios:

nimbemon dijo...

Me gustan mucho los Beatles, aunque reconozco que no soy gran conocedora de su música. Con los años los he explorado de a poco, como me ha pasado con otras bandas como Queen y Pink Floyd. Recuerdo cuando me enteré del asesinato de Lennon: tenía seis años y mi padre me leyó la nota del periódico. Estaba verdaderamente conmocionado, no porque fuera ávido fan de los Beatles o de la música de Lennon, sino porque le parecía una barbaridad que alguien pudiera matar así de absurdamente...
Un saludo, n.

Kaprinsky dijo...

Soy fan de The Beatles y no cabe duda que cada vez que recordamos a John se hace con mas fuerza pasan los años y lo recordamos como si se hubiera ido hace poco, ya son 29años, y seguira con mas fuerza, yo que he tenido la oportunidad de estar en estas fechas en el Memorial en Central Park NYC cerca del edificio donde vivio sus ultimos dias y donde fue asesinado se siente una nostalgia y tirstesa, ademas de un gran mistisimo y energia donde todos los fanaticos de todo el mundo; nos reunimos para poner una ofrenda y seguir recordandolo cantando sus canciones que aun continuan tan frescas, una experiencia verdaderamente magia....saludos

Ana Cristina Borquez dijo...

Estoy de acuerdo contigo cuando dices que los niños de hoy escuchan la musica de Los Beatles como si fuera nueva; tengo una hija de dieciseis años y le encanta desde los diez, igual que a varias amigas suyas. Y es que la musica, las letras, son tan actuales, que realmente los jovenes no notan la edad que tienen esas canciones.

Cassiopeia dijo...

Beatles forever!